lengüetas afinación
bruma caña mantenimiento bruma plástico  
maderas atar el sarró  
 
 
  las maderas  
   
     
  Mi mas sincero agradecimiento a Pep Manel Ordóñez (luthier de "canyetes" para la xeremia) y a Joan Marroig "Piu" (luthier, maestro artesano de xeremias y flabiols) por la aportación de sus conocimientos.  
     
 

Creo que, ante todo, conviene dejar claro que este artículo no tiene pretensiones de ser una "bíblia" de las maderas que se suelen emplear para la construcción de la xeremia y del flabiol. La única y modesta prentensión es la de aportar un poco de conocimiento, un tanto subjetivo y desinteresado, sobre este elemento tan básico para la fabricación y de las xeremias y de los flabiols.

Si alguien tiene algún interés en aportar nuevos conocimientos, o para hacer alguna rectificación sobre el lo está escrito, con el ánimo de enriquecer un poco más lo que ya sabemos sobre las maderas, le agradecería que me lo enviara por e-mail.

 
     
   
   
 

La madera para poder construir este instrumento ha de tener unas características especiales: que permita un acabado casi perfecto; que no se agriete; que con la humedad no se hinche mucho; que permita un buen pulimento; y que transmita bien el sonido. No hay muchas maderas que cumplan estas características.

La cultura popular mallorquina dice que, para qué la madera sea buena y no se eche a perder, los árboles se tienen que talar en luna llena de febrero (si es de hoja caduca) o en luna nueva de febrero (si es de hoja perenne).

Para la construcción de flabiols y xeremias se pueden utilizar varios tipos de madera, ahí va un resumen de las más comunes:

 
     
  Árboles que se pueden encontrar en la isla:  
     
 

La madera de los árboles que tenemos en Mallorca, algunos incluso abundantes, tiene el inconveniente que, normalmente, no se encuentra en el mercado maderero, siendo el propio luthier quien tiene que preocuparse de buscarla.

Este es uno de los motivos por los que no siempre se utilice la madera mallorquina para la fabricación de xeremias y flabiols.

Aunque a veces el azar o la casualidad juegan a su favor y les llega buena madera a sus manos.

 
         
   

El Boj (Buxus balearicus)

Planta antes muy abundante en las montañas de la isla, actualmente está en recesión, pero aún se puede encontrar en la Sierra de Tramuntana.

Este arbusto, de madero blanquecina, está protegida actualmente en toda la isla y para hacer xeremies se suele utilizar boj importado de la fuera de la isla.

Debido a la dificultad que siempre ha existido para encontrarlo no hay tradición de hacer xeremies de su madera, aunque hay que decir que tiene un buen comportamiento para conseguir gralls de buena calidad.

Es una madera muy apreciada en Asturias y Galicia.

 
         
   

El Azufaifo (Zizyphus vulgaris)

Árbol de fruto muy apreciado en la isla, y por tanto hoy en día es fácil encontrarlo en áreas cultivadas.

Se pueden hacer xeremias completas de esta madera.

Los gralls hechos de esta madera tienen un sonido potente, brillante y rico en armónicos.  Debido a estas cualidades también se fabrican flabiols con su madera.

El hecho que el azufaifo sea apreciado en el campo mallorquín es debido, además del aprovechamiento de sus frutos, a que antes se utilizaba dentro de los olivares para protegerlos de la mosca de la aceituna (Bactrocera oleae). Se solía poner un azufaifo entre un grupo de olivos, parece ser que este insecto prefería las azufaifas a las aceitunas, o bien, era un repelente del insecto.

 
         
   

El Almendro (Prunus dulcis)

Actualmente es uno de los árboles mas abundante en el campo mallorquín.

La abundancia de su madera ha hecho que sea uno de los elementos más utilizados para la construcción de xeremias i flabiols.

La dificultad que tiene el luthier utilizándola es que tiene muchas vetas internas y eso hace que se eche a perder bastante madera y se tengan que tirar piezas casi acabadas. Además se parte fácilmente durante el torneado.

De timbre más dulce y seco que el azufaifo tiene un buen equilibrio en los armónicos.

 
         
   

El Cerezo (Prunus avium)

Árbol muy conocido y familiar en toda la isla. A pesar de todo, no es fácil encontrar buena madera de cerezo.

Antes abundaban los cerezos de montaña, de tronco fuerte y grueso, daban una madera de excelente calidad. Actualmente se utiliza madera importada de Francia o de América, ésta es una madera muy porosa y da un sonido más dulce y flojo.

Su mayor cualidad es su poco peso, por este motivo se suele utilizar, sobretodo, para fabricar el braguer y las trompes de la xeremia. Así se consiguen unas xeremias ligeras y por tanto fáciles de llevar.

No se suele emplear para hacer gralls ni flabiols.

 
         
   

El Albaricoquero (Prunus armeniaca)

 

Árbol muy común en el campo mallorquín.

Se trata de una madera de calidad muy parecida a la del azufaifo, pero, la dificultad para poder conseguirla hace que sea poco utilizada por los luthiers.

 
         
   

El Serbal Común(Sorbus domestica)

Antaño era un árbol abundante en la sierra norte de la isla, se apreciaba por sus frutos. Actualmente está en franca recesión. No es fácil encontrarlo en la isla.

Su madera tiene unas características sonoras más dulces que el almendro. Debido a la dificultad para encontrarla no se suele utilizar para hacer flabiols.

 
         
   

El Acebuche (Olea europea silvestris)

Árbol muy abundante en las montañas de toda la isla.

Su madera tiene mucha veta y una dureza poco uniforme, esto comporta una cierta dificultad a la hora de trabajarla, por este motivo es poco utilizada en Mallorca para la confección de xeremias y flabiols, en cambio en Cataluá es muy apreciado para la fabricación del sac de gemecs, tarotas y grallas.

De madera muy dura y buen comportamiento sonoro.

 
         
   

El Almez (Celtis australis L.)

Árbol fácil de encontrar en toda la isla.

Su madera se utiliza, en forma de tablero, para la fabricación de tamborets.

Su poco peso y su maleabilidad la hacen ideal para la confección de este instrumento.

No se utiliza para hacer ni flabiols ni xeremias.

 
         
   

La Encina (Quercus ilex)

Árbol antaño muy abundante en toda la isla, aún cuando hoy en día se puede encontrar con facilidad, se encuentra en franca recesión.

Su madera, debido a su dureza y su peso, la hacen ideal para la confección de la baqueta del tamboret.

En Cataluña también se utiliza para la confección de flabiols.

 
         
   
         
   

La Caña (Arundo donax).

Se utiliza para la confección de inxes o cañas del grall y las brumas de las trompas de la xeremia.

Planta muy abundante en las zonas húmedas de la isla (sobretodo a la vera de los torrentes).

Dice la tradición que para hacer cañas de xeremia lo primero que se necesita es tener una caña cortada en luna llena de enero, bien madura y seca, gruesa y de buena calidad.

Después se tiene que dejar secar durante un mínimo de 2 años en un lugar seco y ventilado, y a ser posible en posición horizontal.

Hoy en día es posible comprar cañas con facilidad (incluso por internet), hay empresas que solo se dedican a ello. No obstante la diferencia de calidad que hay entre unas cañas y otras hace que el resultado final sea un tanto diferente. Las cañas criadas de forma digamos "natural", con su correspondiente ciclo normal de crecimiento, son mas duras (y difíciles de trabajar por el luthier) y por tanto aportan unas características muy favorables al sonido final del grall de la xeremia.

Su maleabilidad hace que, cuando está mojada, se le pueda dar la forma mas conveniente para hacerla sonar.

Una vez seca se vuelve muy delicada y rompediza, pero aguanta muy bien la forma dad para así conseguir buenas vibraciones para sonar.

Su durabilidad depende de las condiciones de humedad que haya dentro del grall y también de la acidez de la saliva del xeremier. Suele tener que cambiarse cada varios meses.

 
         
   
     
  Árboles que no se pueden encontrar en la isla:  
         
   

El Ébano (Pithecellobium Ebenopsis)

Este árbol, originario de India y de Sri Lanka, tiene una madera muy vistosa y que produce un sonido potente y agradable.

Se puede utilizar para hacer gralls y flabiols (también se utiliza para hacer una xeremia entera), aunque se trata de una madera un tanto vidriosa, delicada y fácil de romper durante el torneado.

En consecuencia, si se cae, también se puede romper con facilidad.

Últimamente ha sido desplazada por la madera del Granadillo.

 
         
   

El Granadillo (Caesalpinia granadillo)

Este árbol se importa desde América central. Actualmente hay un cierto desabastecimiento de este material debido a su sobreexplotación que ha habido de este árbol. Hay zonas en la que está protegido. Además, últimamente los chinos también se han interesado mucho por esta madera y esto ha hecho aumentar mucho su demanda. Todo esto hace que haya habido un fuerte encarecimiento del precio de esta madera en el mercado.

Madera muy dura y de muy buena cualidad sonora. Tiene un sonido fuerte, brillante, voluminoso y muy rico en armónicos. Estas características hacen que sea muy apto para hacer todo tipo de instrumentos musicales que tengan como base la madera. O sea, que se puede considerar la mejor madera para la fabricación de flabiols y gralls y por tanto es la más demandada.

Su intenso color negro hace que el resultado final sea un instrumento muy elegante.

Debido a que su madera es muy pesada no es frecuente encontrar xeremias enteras hechas de este material.

 
         
   

El Cocobolo (Dalbergia retusa)

Árbol importado desde mesoamérica. La dureza de su madera resulta bastante adecuada para hacer gralls i flabiols.

De color rojizo, resulta muy vistosa y el sonido resultante es brillante, fuerte y rico en armónicos.

 
         
   

La Bubinga (Guibourtia Sp.)

 

La madera de bubinga proviene de África. Actualmente es muy abundante en el mercado maderero. Es poco pesada y de un comportamiento sonoro muy aceptable.

Muy fibrosa, porosa y de acabado un tanto dificultoso. Pero su poco peso, su actual precio asequible y teniendo en cuenta que es muy vistosa hace que sea una madera que cada día se utiliza más para hacer flabiols y xeremias.

Las trompas pesan poco y el grall da una sonoridad dulce y agradable.

 
         
  La madera que se utiliza para construir el grall y el flabiol ha de ser especialmente dura. Antiguamente se utilizaba mucho el Almendro y el Azufaifo. Actualmente se suele emplear el Granadillo.  
   
webmàster: antoni genovart xeremies i xeremiers a mallorca mallorca 1998 - 2012